fbpx

Con quién atender las lesiones deportivas: Un médico nos orienta


Este breve artículo fue elaborado por el médico especialista Roberto García García de la Ciudad de Oaxaca para Oax Sport con fines de asesoramiento a los deportistas activos que siguen nuestras actividades y publicaciones.



El Manejo de las Lesiones Deportivas


Ante la existencia de una lesión sufrida al estar practicando alguna actividad deportiva, muy probablemente nos veamos en la disyuntiva de a quién consultar porque desconocemos la labor específica de los profesionistas indicados para atendernos. Hemos escuchado que las lesiones deportivas las atienden los fisioterapeutas, los médicos del deporte, los traumatólogos y quizá alguna vez nos hayan comentado sobre los quiroprácticos. Entonces…

¿Qué debemos hacer?
La intención de este breve texto es mostrar un panorama general sobre lo que hace cada uno de los profesionales de la medicina que se relacionan con el tratamiento de las lesiones sufridas en el deporte, y que esta información sirva para tomar una decisión acerca de con quién acudir para atender una lesión. Se explican a continuación las actividades para las que cada uno de estos especialistas está capacitado.


Médico del deporte

El médico del deporte tiene como su principal objetivo estudiar al deportista y conocer sus reacciones ante diversos estímulos y actividades, así como reconocer los mecanismos fisiopatológicos que expliquen los procesos que se han producido.
En general, su misión se resume de la siguiente forma.

  • Orientación.
    • Guía al deportista, de acuerdo con sus aptitudes, con programas de entrenamiento individuales con el fin de obtener un mejor desempeño específico y así, mejorar y mantener en condiciones óptimas sus capacidades físicas.
    • Asesora al deportista para llevar una buena alimentación y asegurar la nutrición adecuada. Para ello:
      • Estudia la fisiología del ejercicio y del funcionamiento del organismo en situación de exigencia física.
      • Conoce la influencia de la actividad física en las distintas edades de la vida.

  • Prevención. Evita cualquier lesión o enfermedad derivada de una actividad física, ayudando a mejorar la calidad de vida mediante:
    • Evaluación de la salud y del grado de aptitud física para la práctica deportiva.
    • Asesoramiento en la confección de los planes de entrenamiento para asegurar la efectividad de las cargas de trabajo.
    • Asistencia médica al deportista y los equipos deportivos.
    • El estudio de los factores implicados en el máximo rendimiento, como son: la nutrición e hidratación del deportista y su adaptación al entrenamiento.
    • El conocimiento de las diferencias morfológicas y funcionales entre ambos sexos y del impacto en ellos, del deporte y la actividad física.
    • El uso de fármacos legales para mejorar el rendimiento y conocimiento del doping (utilización de medios físicos, químicos o psicológicos para incrementar ilegalmente el rendimiento).
  • Curación. Atender las lesiones ocasionadas por la práctica de algún deporte aplicando determinadas terapias:
    • Terapia física o rehabilitación de funciones perdidas, a través de la actividad física.
    • Conocimiento de traumatología deportiva en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las lesiones.
En campo, al momento de presentarse la lesión, el médico del deporte está capacitado para hacer un diagnóstico muy cercano a lo real (ya que muchas lesiones requieren de estudios especiales para diagnosticarlas) e iniciar con los primeros auxilios para su tratamiento; puede determinar si la lesión le permite al deportista continuar con su ejercicio o es necesario suspenderlo, requiriendo incluso de inmovilización.

En consultorio, el médico solicita los estudios correspondientes para llegar al diagnóstico definitivo y continuar con el tratamiento más específico de acuerdo al tipo de lesión detectada. También se encarga de indicar o aplicar las técnicas de fisioterapia necesarias para disminuir o eliminar el dolor y mejorar la movilidad de la zona afectada.

Si la lesión requiere de una operación para su curación, el médico del deporte enviará al paciente con el médico traumatólogo.



Fisioterapeuta

La fisioterapia es el área de estudio del movimiento corporal humano y hace énfasis en el estudio de las alteraciones que afecten la funcionalidad del ser humano en aspectos de la vida diaria.

A nivel deportivo, la fisioterapia estudia la relación del cuerpo humano con el ejercicio físico. El fisioterapeuta entiende la relación de un proceso de preparación física con factores como nutrición, entrenamiento y recuperación para alcanzar el máximo potencial del deportista y llevarlo al éxito.

El fisioterapeuta dentro de un equipo deportivo realiza trabajos como prevención de lesiones, recuperación, rehabilitación y entrenamiento, mejorando las habilidades propioceptivas, potencia, coordinación, velocidad, resistencia y fuerza. El fisioterapeuta también realiza los trabajos de recuperación de fatiga muscular inducida por el exceso de entrenamiento, a través de herramientas como hidratación, crioterapia y electroestimulación.

Por tal motivo, la fisioterapia se ha convertido en una de las áreas de estudio en ciencias de la salud, que busca la recuperación del movimiento corporal humano en el área deportiva.



El terapeuta físico está capacitado para llevar a cabo los ejercicios y la fisioterapia por medios físicos que requiera la lesión deportiva. Sin embargo, es el médico quien debe indicar el tipo de terapia que el caso amerite.

Los terapeutas son licenciados en terapia física, pero también pueden ser médicos especialistas en rehabilitación y son siempre elementos indispensables que trabajan a la par con los médicos del deporte o traumatólogos.


Médico traumatólogo

Las lesiones deportivas pueden deberse a una mala práctica por falta de conocimiento, falta de prevención o motivos accidentales; pueden ser lesiones, desde banales, hasta muy severas y riesgosas para la salud. Al conocer las lesiones más comunes y deportes a las que se asocian, los traumatólogos están en la posibilidad de brindar la atención necesaria a los pacientes para realizar un diagnóstico certero y un tratamiento individualizado hacia las personas deportistas, según su nivel competitivo, siempre con el objetivo de permitirle su regreso a sus actividades deportivas habituales.


El traumatólogo puede confirmar una lesión ya diagnosticada o ayudar al diagnóstico en casos difíciles. Cuando la severidad de la lesión lo amerita, solicita estudios complementarios para corroborar una lesión. En casos de tendones o músculos lesionados, se indica la resonancia magnética o el ultrasonido, para lesiones de huesos y articulaciones, se requiere de la radiografía y/o la tomografía computarizada. En sospecha de lesiones de meniscos y ligamentos de la rodilla y tendones del hombro, el estudio de elección es la resonancia.

El traumatólogo soluciona las lesiones de músculos, tendones, ligamentos o huesos con mayor frecuencia mediante la cirugía. No obstante, en la actualidad muchas lesiones de músculos, tendones y ligamentos se solucionan en forma no quirúrgica utilizando la medicina regenerativa con la intención de lograr la cicatrización sin necesidad de una operación. Los medios más empleados para este efecto son, el uso del “plasma rico en plaquetas” (PRP) y de las “células madre mesenquimales” que son inyectadas en la zona lesionada.

La infiltración de esteroides se emplea raras veces en el deportista por los potenciales riesgos que su uso implica, sobre todo la rotura del músculo, tendón o ligamento infiltrado.

Aun cuando, el médico traumatólogo está capacitado para intervenir en la orientación al deportista y en la prevención de las lesiones, su papel es de predominio curativo a través de la medicina regenerativa o de la cirugía.

Después de una cirugía, la intervención del fisioterapeuta es indispensable para la recuperación del deportista.

Si el paciente es deportista de alto rendimiento, el traumatólogo lo canalizará con el médico del deporte para que atienda sus necesidades de nutrición y prevención de lesiones.


Quiropráctico

La profesión quiropráctica se fundamenta en la importancia del “ajuste” de las articulaciones de todo el organismo, pero especialmente de la columna vertebral, ya sea por medios manuales o mecánicos, en forma activa o pasiva. Su objetivo es mantener o restaurar la relación articular y restablecer su función a la normalidad.

Se ha detectado que existe un marcado interés en la manipulación vertebral en lesiones asociadas a actividades deportivas debido a la incidencia frecuente de síndromes de dolor de espalda en los atletas.

El concepto de “ajuste” en quiropraxia se basa en que la lesión articular en la columna progresa en dos fases. La primera fase es “la disfunción” y se considera que en ella, existe una “subluxación” articular. La manipulación de ajuste como tratamiento de quiropraxia restaura las facetas articulares y puede prevenir mayor daño y progreso del problema. La segunda fase de la lesión articular es la de “inestabilidad”, donde la quiropraxia ya no está indicada, pues puede ser contraproducente.

El ajuste es una forma única y distinta de manipulación y se caracteriza por un movimiento de alta velocidad y de pequeña amplitud para cambiar la alineación de las superficies articulares y restaurar la libertad de movilidad. Por lo general, este cambio de alineación está asociado con una liberación articular que es sonora, (se escucha un tronido) aunque esto no es siempre necesario. De acuerdo con la quiropraxia, no se debe forzar ningún movimiento de la articulación.

Por ser los “ajustes”, movimientos de alta velocidad, existe el riesgo de provocar daño agregado a la articulación por manipular cuando el quiropráctico tiene poca o nula experiencia.

Los médicos quiroprácticos reciben capacitación para realizar el examen físico, diagnosticar y tratar lesiones comunes del sistema musculo-esquelético ya que los programas de grado de doctor en quiropráctica brindan capacitación en la evaluación de los pacientes con este tipo de lesiones.

Los médicos quiroprácticos deben ser capaces de llevar a cabo procedimientos manuales de manipulación espinal, movilización articular y de tejidos blandos, de educar al paciente sobre la postura en la salud de la columna vertebral, tratar de emergencia el dolor agudo, reconocer las contraindicaciones y el riesgo de los procedimientos, así como, las limitaciones de la atención quiropráctica y la derivación del deportista a otros profesionales de la salud.

Un quiropráctico experimentado debe atender sin dificultad una lesión deportiva, detectar las lesiones que no son manipulables y enviar al deportista con el médico que deba seguir su atención de acuerdo al diagnóstico y su especialidad.

Al acudir a una sesión de quiropraxia, es necesario tener en cuenta los riesgos que se corren ante un mal manejo de la lesión, mismos que pueden impedir o dificultar el regreso a las actividades deportivas.



SOBRE EL AUTOR
El médico traumatólogo y ortopedista Roberto García García, es un profesional de la salud comprometido y experimentado en su área de conocimiento. Con 38 años como especialista formado en el Hospital Juárez de la CDMX y 27 años como catedrático de la UABJO, ha dedicado su vida profesional al ejercicio de la ortopedia, a la formación de universitarios, así como de médicos residentes en la especialidad.

Puede contactar al traumatólogo ortopedista en Médica Ángelus en la colonia Centro de la Ciudad de Oaxaca y visitar el sitio web de su texto académico libroortopedia.com
Compartir

Agregar comentario

Deja un comentario

facebook
twitter
instagram
youtube
linkedin
Oax Sport